Feminismo…nos pilla la buena crisis de los 40?

(Post in Spanish)

Ando hace días en tono reflexivo, no sólo por mis propias experiencias, sino por el movimiento en el resto del globo. Últimamente he leído libros, artículos y diversa información desde diferentes corrientes feministas. En unos años cumplo 40, la edad en la que se supone que tu cuerpo pierde interés en hacer niños, en el que la fuerza de la gravedad empieza a ganar la batalla contra las orondas partes del cuerpo y en la que las malditas canas hace rato que llegaron para no irse ya jamás.

En este estado de profunda irreversibilidad, puedo afirmar que de momento la crisis me sabe dulce y que jamás en la vida volvería a los 18. Aunque físicamente para histeria de los estándares del mundo (intransigente e idiotizado) de la moda y los medios de communicación, estoy en declive, puedo comunicarle al mundo que nunca antes me había sentido mejor conmigo misma como persona. Los años no pasan en balde, por lo menos para los que viven tomando riesgos y aprendiendo de cada paso que una da. Muchos piensan que como mujer he cometido muchos fallos, pero poniéndome el mundo por montera puedo decir que gracias a ellos estoy donde estoy ahora. Sabiendo de dónde vengo, es una gran victoria, que lo sepáis.

Por eso me pregunto, en qué me ha ayudado el feminismo a este desarollo? Y más aún, yo, como mujer, qué quiero hacer para que otras tantas mujeres y hombres puedan llevar el camino de su vida con la cabeza alzada y disfrutando de lo que son?

Feminismo, la palabra que provoca enfado en algunos, desdeño en otros y sentimientos alzados de estar tratando con un movimiento digno de la época de la Inquisición. No voy a calentarle a nadie la cabeza con un resumen histórico, simplemente me pregunto si de verdad es una palabra que describe un proceso necesario y acabado. Hemos llegado realmente dónde queríamos llegar? Dónde deberíamos estar?

Para mí el feminismo es una necesidad. Yo como alma sensible reconozco que no estoy hecha para la globalización informativa de hoy en día. Sobretodo porque leer información en internet es como ir a darse un banquete: tienes comida de todo en grandes cantidades que no se puede digerir. Tenemos hoy en día un comportamiento compulsivo que hace que una no disfrute ni reflexione acerca de nada de lo que se nos pone delante de las narices. Hay días, tengo que reconocer, que soy incapaz de leer las noticias. Hace años que no veo la TV y a veces pierdo el apetito por el descaro y el cinismo con el que se presentan muchas situaciones en nuestro mundo. Muchos ya no reaccionamos por esta sobreexposición, por eso necesitamos parar. PA-RAR. Y tirar el capitalismo al cubo de la basura…pero ese, es otro tema. Vuelvo a la pregunta inicial.

Por eso yo, como feminista anarquista, me alegro de acercarme a los 40 con la cabeza clara y con ganas de cambio. Y espero que alguien más se me una en el ideal de conseguir un mundo más humano, con una visión de paz y de hermandad para todos los seres humanos, independientemente del genéro, opción política, sexual o religiosa. Yo como feminista anarquista quiero aportar como persona a un mundo dónde haya lugar a la diferencia, al respeto y a la tolerancia.

Y claro, con esto voy a explicarte, que el feminismo sigue vigente y con ganas de encontrar soluciones. Porque la crisis está siempre para encontrar nuevos caminos a las situaciones poco aceptables. Con todo y la irrespetuosa fuerza de gravedad.

Educación: niña, ve a la universidad pero recuerda buscarte un marido

Con esta frase se resumen el mensaje que recibí cuando yo era pequeña. Por un lado, en el espacio personal y privado, a muchas mujeres nos han inculcado la importancia de estudiar, de alimentar nuestro conocimiento, de ser independientes.

A la vez, socialmente se espera a nivel público que además llenes las pautas sociales esperadas de las mujeres. Cuáles? Bueno, evidentmente tener una pareja estable, hijos, una familia. Además hay que estar cerca de otros familiares, sobretodo en el momento en que los padres envejecen y también tu deber como mujer es encargarte de ellos. Que levanten la mano todas las que tengan una amiga o conocida que esté en una relación poco deseable, sólo por el hecho de evitar estar sola!!.

Esta esfera pública varía de país a país, pero está confirmado que la mayoría de las tareas informales de cuidado siguen recayendo en las mujeres. Así ha sido desde que eramos neandertales, y poco hemos evolucionado desde entonces.

Las mujeres que, como yo, son madres solteras nos vemos inmersas en otra realidad. La realidad con la que la sociedad hoy en día nos recibe. Las respuestas son igual de variables que los cerebros que las provocan, yendo desde pena por estar sola con dos hijos a personas que no entienden que por hacer trabajo doble en el día a día estás menos disponible para tareas más relajadas o sociales como ir a tomarte un café cuando te da la real gana. Sin olvidar los hombres ya entrados en años que creen que pueden echarte los tejos, haciendo de la propuesta un mero trueque de seguridad económica por un polvete al mes.

Yo desde fuera he llegado a un punto dónde además de intentar analizar y reflexionar sobre la variedad de reacciones, me pregunto si nos habremos vuelto todos tarumbas. En otros países, si te quedas viuda con hijos, te mandan a un hermano para que te vuelvas a casar con alguien de la familia o tienes que volver a irte a casa de tus padres para no deshonrar a la família. 2013, dices?

En mi caso, este mensaje de doble moral descrito en el título me ha provocado un alto grado de desasosiego. He estudiado como una bellaca durante 20 de mis 37 años de vida. He trabajado, he luchado por ser una buena madre a mi propio estilo, una buena profesional y persona. Aún así, todos estos esfuerzos se ven poco recompensados cuando en el momento que me separé hace 4 años me dijeron: «Ahora volverás a casa, no? Cómo estás sola…». Mandándome un mensaje indirecto de que ahora sin un hombre al lado no iba a ser capaz de sobrevivir. A qué siglo pertenece este comentario? Bien, yo lo oí en el 2009, ya que mis últimos intentos de conocer mis vidas anteriores han sido más bien negativos y escasos.

2009, señoras y señores. Hoy, 4 años más tarde, sigo vivita y coleando, experimentado aún estas actitudes. Yo actúo aún con mayor descaro porque ahora ya, cerca de los 40, he decidido ponerme al mundo por montera. Pero no significa que esas actitudes no dejen de sorprenderme.

Mi preocupación es que el mensaje se siga esparciendo a otros cerebros femeninos. A mi me gustaría que las niñas oyeran: «Niña, estudia. Lo que llene tus días de nuevos impulsos, de curiosidad, de ganas de vivir. Elige cómo quieres vivir tu vida, y el día que escojas estar con alguien, que sea alguien que te trate como una persona digna de respeto, admiración y amor. Pero recuerda que eres invaluable tal cuál eres, con o sin pareja».

A mi algo parecido me hubiera aportado más seguridad y menos mala conciencia. Más aún desde que soy madre soltera, por todas las lastras de información recibidas desde la niñez, me he sentido mal por no estar dándole lo suficiente a mis hijos. Alguien me dijo una vez que mis hijos necesitaban de valores masculinos por ser varones. Recuerdo el parón neuronal. Por suerte, al cabo de un año y medio mandé al neandertal en concreto a freir espárragos más convencida que nunca de que mis hijos están bien porque saben que les quiero de aquí al infinito, les pongo límites, les doy de comer, les hago cosquillas y me enfado de vez en cuando. Y eso, no depende de que yo sea mujer ni ellos hombres.

Con mi reflexión como mujer, madre y sin pareja, vuelvo a la cuestión inicial. Ha perdido el feminismo su vigencia? Veamos.

La realidad es la siguiente:

  • Las mujeres siguen cobrando menos que los hombres en puestos similares, es que aunque hoy en día a mayoría de las mujeres son parte activa del sistema laboral remunerado, sin un hombre al lado la situacion se vuelve gris.

  • «Trabajo» es cualquier actividad, remunerada o no en la que se obtengan resultados visibles. Lo cuál hace que mucha parte del feminismo haya hecho gran hincapié en que las mujeres salten a la esfera pública del trabajo remunerado, olvidando que los ángeles de la guarda y las hadas NO limpian la cocina ni el baño mientras estamos ahí.

  • Los hombres siguen «ayudando» en la casa, mientras las mujeres llevan la batuta en la esfera privada de la familia.

Entonces….tú, hombre o mujer, qué vas a hacer para garantizar que todos tengamos libertad de elección? Para que basemos en el respeto que haya hombres y mujeres que le den prioridad al trabajo, mientras que otros le den prioridad a otras áreas de su vida? El feminismo ahi tiene que llegar a crear un acuerdo de paz entre las mujeres. Tenemos que llegar al acuerdo del respeto y la libertad de elección: tu quieres quedarte en casa, yo quiero trabajar. Ambas pueden ser activas mujeres en muchos frentes necesarios en la sociedad, porque tanto el trabajo remunerado o no remunerado son necesarios. Lo importante es que TODOS podamos elegir sin sentirnos culpables ni señalados por nuestras elecciones. Ahi el feminismo tiene que luchar porque las mujeres se apoyen las unas a las otras, respetando la libertad de elección. Cómo en mi caso cuando mi madre me manda tangas por correo, como sexy indirecta y utensilio de primeros auxilios por si me desmayo y en urgencias hubiera un doctor buenorro, o simplemente porque después de 4 años ya es hora de que le ponga algo de picante a mi vida. Pues eso….la libertad de elección.

En resumen, mi descontento provocado entorno a la reflexión por los mensajes incoherentes y abriendo la puerta a que las mujeres valemos exactamente lo mismo que los hombres aunque estemos solas durante largos o cortos periodos de tiempo, con o sin hijos, estando trabajando fuera de casa y dentro de ella. El mismo derecho del que han gozado los hombres desde hace siglos. Enterrando las hachas de guerra, y relajando el ambiente. Cómo has llevado tú los mensajes de tu niñez?.

Mujer incoherente, pero con derechos. Puedo repartir de mis derechos a otras mujeres?

Sí, yo como mujer europea dando pasos firmes a la ya crisis anunciada, admito y confirmo que estoy en una posición privilegiada. Puedo pasearme por la calle vestida como me da la gana, sola, decido dónde trabajo, pago mis facturas y hablo con y cuando me interesa.

Vaya, que soy parte de una minoría. La mayoría de las mujeres de este mundo no tienen nada de esto. Son aún objeto de propiedad, las esconden, las ultrajan, abusan de ellas y las neutralizan.

En muchos momentos de soledad me he preguntado cómo sobreviven. Y no pienso sólo en la parte física, sino emocional y psicológica. Os podeis imaginar como es levantarte cada día cuando nadie te ve, nadie te escucha y nadie te valora? En cualquier cabeza y según la ONU, eso es maltrato. Cuando esto se hace dia tras día, es tortura a todos los niveles. Dejas de existir como persona. Sabías que una de las tasas más altas de suicidio femenino es en Afganistán? Es una pena. Porque poca gente se interesa en este problema, ya que no genera dinero en los bancos.

Estas mujeres dejan de ser personas. Sólo respiran. Están en un estado de shock constante, en una vida sin vivir. Por eso, dentro de mi crisis, pienso que el feminismo dio sus primeros pasos hace siglos, pero apenas estamos empezando a caminar.

Como feminista quiero recordar que nos queda mucho trabajo por hacer. Y sí, el feminismo sigue siendo necesario mientras siga habiendo personas que no tienen razón para vivir.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s