Noche de insomnio

Aquí estoy, a las 03.30 de la noche y sin poder dormir. Este escrito lo debería de haber hecho hace horas y hubiera descansado, pero no. El cerebro ahora mismo no conoce de razones, simplemente gira alrededor del miedo.

Miedo a que no hayamos aprendido de la historia, miedo a que se repita lo que Europa vivió hace 70 años. Me queda claro que las consecuencias del imperialismo de la supremacía blanca es un virus que sigue vivo en la mayor parte del planeta. Yo nací en el epicentro del virus, dónde nos creemos lo mejor y lo más avanzado del planeta, y en realidad somos el grupo humano más desnaturalizado.

Hoy no puedo dormir porque para el mes de julio hay anunciada una marcha de neonazis contra el lobby homosexual. Se les ha dado permiso de marchar por las calles detrás de la conocida razón de la libertad de expresión.

Independientemente de lo que algunas me quieran llamar, yo creo que por el bien de la humanidad la libertad de expresión no se debe tolerar cuando las expresiones motivan al odio y a la violencia a cualquier tipo de diversidad humana. Por supuesto que cada una tiene derecho a pensar lo que crea conveniente, pero nadie tiene derecho a expresar esos pensamientos en voz alta y en la calle cuando esa misma opinión puede provocar daños a otras personas.

Yo entiendo y respeto que en tiempos de intranquilidad social, política y económica cada una busque la manera de racionalizar esa inseguridad. Es un derecho humano expresarse y buscar soluciones, pero nunca a costa de otras personas. Eso es fascismo, y lo que a mí me asusta es que la ilimitada libertad de expresión provoque a la larga más daños que beneficios.

Es natural entonces que a estas foras de expresión violentas y autoritarias como es el fascismo en sus diferentes formas, se tengan que desestabilizar demostrando en contra de esta ideología. Pero es muy importante separar la ideología de las personas que en este momento histórico la defienden.

Para mí esta diferencia es crucial a la vez que sumamente problemática. Históricamente, antropológicamente y psicológicamente sé que este tipo de ideología no está abierta al diálogo. Su discurso es la subyugación y el control, es compartir el miedo a la diversidad terrorizando a las personas que se ven como débiles con respecto al grupo superior, siempre teniendo al hombre blanco como norma superior. Con este tipo de ideología que suele estar construida en sistemas jerárquicos verticales a veces sólo se puede menguar con oposición activa.

El problema que tenemos en el siglo XXI es que la ideología fascista de supremacía blanca empezó su diáspora en el s. XV. Los llamados conquistas y descubrimientos en los libros de texto europeos son en realidad una de las lacras más grandes que los blancos han hecho en la historia de la humanidad. No hay ni un continente que se haya salvado, y con ello ni otras poblaciones indígenas, flora, fauna y recursos naturales se han salvado.

Es una gran tela de araña y estamos atrapadas. Yo creo que somos capaces de romperla, creo firmemente que la mayoría no quiere vivir así. Pero con mirar un poco alrededor, el fascismo tiene cara de hombre. De cualquier raza y credo, pero tiene cara de hombre.

El fascismo hoy en día se esconde detrás de la libertad de expresión, de la libertad de credo, de las bolsas mundiales, de las multinacionales, de la indústria armamentística. Este fascismo horrendo que se organiza y humilla. Mi miedo no es por mí, es por mis hijos y los hijos de todas las madres del mundo. Cuando mi hijo mayor nació, le prometí que nunca experimentaría la violencia ni el odio, le prometí que haría todo lo posible para no ver el miedo en sus ojos. Y ahora mismo no puedo dormir porque no sé si podré mantener mi palabra.

No sólo eso, yo no soy partidaria del uso de la violencia pero cuando veo que una acción requiere de una reacción, no consigo aún encontrar una solución que no genere más violencia. Pero cómo podemos tranquilizar a las personas que guardan sus inseguridad en ideologías totalitarias? Cómo podemos curar estos traumas que causan tantas actitudes de autodefensa dañinos? Mi única respuesta es cambiando el sistema a la vez que nuestras conciencias.

El sistema que nos oprime a todas y que nace la violencia generando más violencia. Yo creo que sólo creando redes solidarias y de cooperación dónde todas podamos decidir, todas nos sintamos incluidas y todas tengamos las necesidades básicas cubiertas, entonces quizás la violencia estructural fascista supremacista y colonialista cesará. Evidentemente esta solución no es a corto plazo, pero debemos empezar. De hecho creo que ya la hemos empezado, pero de momento de manera silenciosa. Nuestras conciencias, por otra parte, sólo pueden cambiarse cuando nos hagamos conscientes que cómo nuestras emociones influyen nuestros pensamientos, y cómo haciéndonos conscientes podemos pedir ayuda en lugar de atacar. Quizás así seremos capaces de poder invitar al apoyo mutuo y la empatía, cuando todas aceptemos nuestra vulnerabilidad y nuestra diversidad natural.

Esta noche me ha servido para aclarar que sólo cooperando podremos avanzar como humanidad. Sí, como la anarquía y los movimientos indígenas que sustentan el equilibrio, la libertad y la cooperación. A la vez tenemos que hacer el cambio sin deshumanizar a los que ahora se sienten amenazados por nuestras diferencias innatas, siendo todo lo estrictas que sea necesaria para que no fuercen más violencia sobre las demás.

Es este difícil equilibrio el que me desvela. Es el hecho de que yo sola no podré conseguir el cambio. Pero supongo que compartiendo mi miedo y mi esperanza, quizás será más fácil dormir mañana sabiendo que el legado para nuestros hijos es la paz. Por eso estoy convencida de que la revolución será femenina.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s